VUELTA A PEÑA RUABA

El experto alpinista Antonio Ubieto está madurando una propuesta de sendero "turístico" como réplica a las excursiones circulares de Riglos. Consiste en darle la vuelta a la Peña Ruaba en sentido agujas de reloj. Esta mañana me ha preparado un mapa de curvas de nivel dibujando el circuito. Con mi bicicleta he llegado a Murillo y despues de esconderla comienzo a caminar a las 09:30 h. Al poco me encuentro con un par de senderistas maduritos (jubilados). Son de Barbastro y con uno de ellos, Antonio Gallardo, tuve amistad en mi época de escalador. Les explico mi plan y lo encuentran más interesante que la ferrata, su objetivo inicial.
El sendero, en el sector sur y oeste es enrevesado pero se encuentra bien. Una brecha, "portillo", da acceso a la vertiente norte y aquí empiezan las complicaciones. Al poco se desciende una cresta de conglomerado rocalloso bastante insegura y con riesgo de caida mortal, muy poco "turístico" por cierto este tramo. Se sigue perdiendo altura por trochas cerradas y pasos de jabali hasta cruzar un barranco bajo el diedro nordeste, impresionante. Recuerdo haber conseguido la primera repetición allá por 1977 junto con Fernando Orús, Jesús Bernal y Amador Coscolla.
Al poco la traza se pierde, o la perdemos, contorneando unos mallitos y salimos al pie de la subida "normal" a Peña Ruaba, de nuevo en la cara sur. Tras algunas indecisiones cruzamos por abajo un barranco y aparecemos bajo la vía ferrata. Aquí el camino mejora mucho y hay marcas. Vuelvo a recordar una marcada diagonal herbosa de derecha a izquierda que recuerdo tambien haber escalado, muy fácil, en mis años mozos. Mis compañeros, Antonio y José Luis acusan falta de entrenamiento y se alegran que vayamos terminando. Hemos visto un quebrantahuesos volando y muchos buitres. La excursión es seria, abrupta y montaráz. En verano te puede dar un golpe de calor. Nos ha costado casi siete horas. Tomando unas bebidas en su hotel le comentamos a Antonio que esta vuelta a la Peña Ruaba no esta, ahora mismo, aconsejada para turistas ni senderistas inexpertos. Él piensa proponer a la entidad comarcal que se desbroce la ruta. Pienso que es posible evitar la cresta rocallosa abriendo paso por la glera al pie de la cara norte.

FOTOS VUELTA PEÑA RUEBA

RELATO DE JOSÉ LUIS LUCÍA (BARBASTRO)

Punta Ruaba

Fecha 3 diciembre 2013
Antonio, Jesús y José Luis

Recorrido sin sendas. Bonito pero muy fuerte
Buenas vistas hacia Riglos
Le dieron a Jesús mala información sobre cómo estaba el camino

<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

Índice
1 Donde
2 La excursión
3 Horarios

1 Donde
Si nos dirigimos hacia el pantano de la Peña, tendremos a nuestra derecha a los mallos de Riglos. Y a la izquierda al pueblo de Murillo de Gallego y sus mallos. Una gran masa rocosa que esta detras del pueblo
Este conjunto es llamado Peña Rueba. No está pegado al pueblo, esta mas al Norte. Y domina la carretera que sube hacia el pantano
Se trata de una masa pétrea que sobresale unos 300 metros, con paredes casi verticales y de bastante extensión en la base. En conglomerado
2 La excursión
Martes 3 de diciembre 2013
Hace cuatro semanas que no salimos juntos de excursión, más bien por mi culpa. He estado de viaje. Y hace bastante frio por las mañanas y se quitan las ganas de salir. Pero un día u otro habrá que volver a nuestras andadas
Antonio me ha propuesto para hoy que vayamos a Punta Rueba. No conocemos la zona. Nuestro objetivo es andar un poco, tratando de llegar hasta una vía ferrata que hay nueva y ver por dónde puede ser posible subir a esta Peña. Aparte de algo que Antonio ha obtenido en Internet, no tenemos información de la zona a la que vamos.
Llegamos a Murillo y tomamos la calle que rodea al pueblo. Adelantamos a una persona en BTT, que sale más delante en este relato. Tal como dicen las notas que ha tomado Antonio, , más arriba tomamos un camino que a la derecha y lo seguimos. Se dirige hacia Punta Rueba. Aparcamos el coche en una bifurcación de caminos, a unos 500 metros del pueblo
Cuando vamos a empezar a andar, llega adonde estamos la persona que iba en la bicicleta, con su mochila. Es de buena tradición entre los montañeros, y entre la gente normal, saludarse y cruzar unas palabras. La conversación va de donde vamos a ir nosotros y a donde va a ir el recién llegado, que se llama Jesús. Nosotros, como decía, vamos un poco a ver lo que hay por aquí, ya que esto nos es desconocido. Jesús va a hacer una circular alrededor de Peña Ruaba. Le han informado de que hay buena senda, señalizada, que dura unas 5 horas, lleva un plano le han dado, y nos invita a ir con él, ya que lo suyo y lo que íbamos a hacer era parecido. Solo tenemos a ganar, así que aceptamos la oferta. Y mientras estamos en esta conversación, Antonio le dice”Tu cara me suena, creo te conozco”. Pues sí, se trata de Jesús Valles, escalador desde hace muchos años y con trayectoria montañera que a veces se ha cruzado con la de Antonio. Y Jesús le dice “pues tu acento andaluz me suena, posiblemente te conozco, ¿no serás Garrido?”. “En efecto, me llamo Antonio Garrido”.
Mira por donde se acaban de encontrar dos personas que hace tiempo, mas de 30 años, hicieron cosas juntos o coincidieron en refugios. Ya solo nos queda seguir camino adelante, mientras ellos hablan y hablan, primero del devenir de tantas personas conocidas, que yo no conozco, conversación que seguirá con muchos picos y paredes que uno u otro, o los dos, han hecho en algún momento de sus vidas. Dos amigos que se ha reencontrado.
¡Vamos a tener un buen día y una buena excursión en tan buena compañía¡
Seguimos camino adelante. Dejamos a nuestra izquierda dos balsas de almacenamiento del agua de Murillo. Y al legar junto a un poste en el camino, tomamos una senda que sale a la derecha. Es nuestro camino del día
Tal como es la información, la senda lleva hacia el borde Sur Oeste del macizo de Punta Rueba, al lugar llamado el Techo. La senda va por una cresta y sube poco a poco. Un poco antes de llegar a la pared rocosa dejamos a la derecha otra senda, que es la que lleva a la vía ferrata y por la que volveremos a la tarde. Hemos hecho media hora en el camino y 25 minutos en la senda. Ya estamos debajo de Peña Rueba. Pequeña parada ya que Jesus, que vive en Sabiñanigo ha desayunado hace bastantes horas
La senda empieza a ganar altura. Toma dirección hacia el barranco que tenemos a la izquierda, sube por él, luego toma dirección Oeste, gira de nuevo hacia el Este. La senda cada vez se ve pero. No es muy usada y su presencia solo lo es por algunos hitos que vamos encontrando. Primera perdida de la senda, y hay que retroceder. Esto no es como se lo han vendido a Jesús. Hay que pasar por el Portillo, que lo tenemos al Este, en alto. Seguimos la senda que hemos reencontrado y ahora hay que subir al Portillo. Se trata de un cortado en la roca, un tajo profundo, paredes verticales y que es el punto más alto del día, 1110 metros de altura. La subida final es un poco sube como puedas, por una glera y tramos por la izquierda de esta, que no facilitan la subida. Fuerte. Un poco mas y ya estamos en el Portillo. Que da vistas a la parte Este y Norte de la Peña. Hemos llegado a las 12 hrs 30. Pequeño descanso
Al Oeste de donde estamos esta el macizo rocoso que hay sobre Agüero. Al Norte tenemos la zona del pantano de la Peña y su presa, que se ven bien desde donde estamos. Y más al Norte, el Pirineo, que ya esta blanco. Y al Este, la zona de Riglos, que está tapado por la pared de la Peña Rueba
Jesús mira al cielo. Un pájaro está volando. Se alegra. Es un quebrantahuesos. Y lo hace por dos razones. Primero porque es la señal de que los hay aquí. Y segundo, porque si vuela solo en este tiempo es porque su pareja esta empollando los huevos, y al aña próximo habrá más quebrantahuesos aquí
El plano nos indica que hemos de bajar bastante pegados a la pared de la Peña, con esta a la derecha, dirección Este, tomando cuando lleguemos a ella una cresta que nos ayudara. Asi hasta la parte inferior en que giraremos a la derecha, pegados a las paredes de la Peña.
La senda desaparece a partir del Portillo. La vegetación es monte bajo y con abundantes aliagas, que pican. Molesto. De senda, nada de nada. Hitos, ninguno
La primera parte de la bajada tiene pendiente fuerte, y como es de piedras sueltas, bajamos por glera. Comentamos el parecido con la bajada de Abadejo, en Guara, aunque aqui hay mas piedras y se baja mejor. Seguimos perdiendo altura a veces por antiguas sendas y trazas de jabalíes, no sabemos. Bajan y eso es lo importante. Siempre buscando por dónde ir, y yo con miedo de encontrar el paso cortado por algún barranco que no deje atravesarse.
Jesús ha venido a aquí a ver como es esto para traer otro día a su mujer. Pronto se convence de que esto es demasiado complicado para traer a alguien y que bastante tenemos con salir nosotros. Tendrá que buscar otra excursión para su mujer.
Con dificultad llegamos a la parte inferior. Enfrente tenemos el conjunto de Riglos. Preciosa la vista. Y debajo de nosotros la carretera que baja del pantano.
Hay que cruzar un primer barranco. A lo largo de la excursión habrá que cruzar bastantes. Y como no hay sendas, lo mejor es mirar a la parte contraria en busca de restos de alguna senda o paso. Y una vez localizada, buscar por donde se va hasta allí.
Estamos en la esquina Nor Este del macizo.
Vaya embolado que nos han metido, diciéndonos de un camino fácil, marcado y limpio. Si damos la vuelta, esta va a ser muy fuerte. Y si seguimos, a saber lo que nos espera. Hay que seguir.
Jesús ha venido en tren hasta Ayerbe, y volverá por este método. El ultimo pasa por Ayerbe a las 5 y media. Si llega más tarde, lo dejaremos en Huesca para que coja el último autobús, si bien debería llegar a casa antes.
El plano indica que a partir de ahora hay que ir rodeando el macizo, bastante pegados a la pared vertical. Hay numerosos barrancos perpendiculares a este recorrido que habrá que cruzar. Lo que tenemos delante es sube, baja, cruza y vuelva a subir. Y tal como no está la senda, trabajoso. O penoso
Pronto nos ponemos debajo de una pared que más que vertical y es con comba hacia fuera. Jesús rejuvenece. Cuando estaba en los 20 la escalo casi a pelo. Aquellos eran montañeros y no los de ahora. Tiene buenos recuerdos de aquella subida, que nos cuenta. Como recuerdo de esta estancia, le hago la foto correspondiente
Bueno, a seguir. La maleza es muy latosa. A veces localizamos lo que creemos es una senda, pero enseguida esta desaparece. Vemos varios hitos en la parte más pegada a la roca. En efecto, al lado mismo hay senda. Pero un poco más adelante ya ha desaparecido.
Y con el sube y baja hacemos la zona Este del macizo, con muy buenas vistas sobre Riglos, y la parte Sur. Antonio y yo vamos muy cansados. No teníamos previsto un recorrido en tal malas condiciones, que cansa un montón. Hay una subida en la que, francamente, no es que yo me haya desfondado, pero si la subo muy despacito, y con muchas paradas, porque no puedo más. Y otra zona, en que Antonio empieza a notar problemas en las rodillas y ha de ralentizar el paso, ya que no puede más. Y el agua se le ha acabado. Y Jesús se dedica a buscar pasos, y a esperarnos
Menos mal que pronto o tarde, esto ha de acabar. Y a las 16 horas llegamos al inicio de la via ferrata que hay en la zona. Como aquí viene gente, ya hay senda, y además, la cresta que hemos hecho al principio, hacia el Techo, y eso da ánimos.
Desde la vía al cruce con el camino de esta mañana nos lleva 10 minutos. Solo queda llegar al camino y desde éste al coche. Jesús no tiene seguro llegar al tren. Tanto Jesús como Antonio aceleran, pero yo quedo atrás, ya que voy muy cansado.
A las 16 hrs 45 llegamos al coche. Rápido nos subimos a éste. Recogemos la bici de Jesús. Al pasar por Ayerbe , paramos en el hotel del ”guía máximo”, el que le ha aconsejado esta mañana a Jesús, y le indicamos la verdad de cómo está realmente esta circular. Me da que no llega a creernos, pero quienes mejor que nosotros que volvemos desde esta para decir la verdad.
Por lo demás, la excursión ha sido bonita, que conste
Pequeña parada para que Jesús compre tortas en Ayerbe. Nosotros lo hemos hecho al pasar por la mañana.
Y con cinco minutos de tiempo, dejamos a Jesus en la estación de Ayerbe. No ha perdido el tren. Y podrá sacar a su perrita cuando llegue a casa, en hora

3 Horarios

Parcial Acumulado
Inicio 10 horas.
Bajo el Techo 55 min 55 min
Collado del Portillo 1 hrs 35 2 hrs 30
Via ferrata 3 hrs 30 6 horas
En el coche 16 hrs 45 45 min 6 hrs45

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal