Espolón Edu. Aguja de Bachimaña (agosto 2015)

La aguja de Bachimaña es el último apéndice de la cresta Este del pico Bachimaña (2.763m), una montaña situada encima de los lagos de Bachimaña y de los Azules.
Vista desde el refugio de Bachimaña, su estampa resulta en extremo airosa; a mí me recuerda vivamente a los Drus chamoniardos, como una imagen pirenaica menor de la bellísima cumbre alpina.
En julio de 1992 la cordada de Pablo Aldai, Dani Ruiz, Ángel Ruiz, José Hernández y Ramón Extarnin realizaron la primera ascensión del espolón Este de esta aguja, que dedicaron a su compañero Eduardo Garate, muerto en accidente de escalada en Gavarnie.
Abrieron una vía interesante, hasta el punto de ser actualmente una clásica de las montañas de Panticosa, probablemente la más bonita de las vías en roca del valle. 250m de dificultad moderada en torno al IV y IV+ con algún paso más difícil; buena roca, y escalada bastante segura sobre el canto de un espolón afilado por la convergencia de las murallas norte y sur de la aguja: el "Espolón Edu".
El pasado 26 de agosto, Jesús Yarza y yo hemos escalado el Espolón Edu, saliendo del balneario de Panticosa a las 9h15. En poco más de dos horas hemos llegado al pie de vía, siguiendo el camino a los lagos de Bachimaña para abandonarlo en la última revuelta de la cuesta del Fraile. Desde allí al pie de vía, la aproximación va por la canal empinada que baja de los Arnales, en unos 45 minutos durillos por terreno indefinido.
En lugar de subir el enorme canchal de bloques fastidiosos que da pie a la montaña, es mejor subir por las pendientes de hierba y roca a su derecha, lugar por donde hemos bajado comprobando que resulta mejor paso.
La vía del Espolón Edu consta de dos partes diferenciadas: primero un contrafuerte de unos 80m, adosado al espolón propiamente dicho, y el espolón mismo de unos 200m, como segunda parte. Jesús y yo hemos subido el contrafuerte por la vía Original, que va prácticamente por el aplomo del espolón superior. Julio Benedé y sus compañeros abrieron sendas variantes al contrafuerte, por las canales y fisuras que lo unen a la montaña por el norte y por el sur.
El pie de vía es una pendiente de rocas y grabas desagradable. Está a unos 40 m más abajo de la canal norte del contrafuerte. El comienzo no se ve muy claro; hemos encontrado un mojón medio derruido.
La vía empieza por un diedro de bloques algo herboso. Fijarse en dos techos triangulares característicos a unos 10m del suelo entre los que se pasa por el diedro que los conforma (paso de Vº).
Más arriba, después de una zona más fácil, se contornea otro techo por la derecha (V) para llegar a una cómoda cornisa para reunión. 35m en total, IV y IV+, dos pasos de Vº; es el largo más difícil y de cierto compromiso de la escalada. A proteger con tres o cuatro seguros tipo friends, fisus y anillos. Si corren bien las cuerdas (no fue nuestro caso) se puede seguir hasta la cornisa que cima el contrafuerte, donde hay dos clavos de reunión (unos 20m IVº). Adjuntamos ficha-detalle de la escalada del contrafuerte, según lo vimos nosotros.
Por una arista horizontal de una decena de metros se llega al collado que une el contrafuerte con la pared y el espolón. Hay que bajar un poco hasta el collado mismo. ¡Sorpresa!, los gnomos han puesto dos paraboles, Desde el collado a la cima la vía está equipada con sendos paraboles en las tres reuniones intermedias y con anillos en puentes y pitones de roca en buen estado en los largos (de 40-45m). Desde el collado la vía sigue prácticamente el filo, después de entrar por la placa a la derecha del mismo, terreno de IV con algún paso de IV+, muy divertido. Buena roca en general, presas bien dispuestas, algún paso aéreo, reuniones cómodas, agradable, en fin.
Desde la cima de la Aguja (2.570m), una plataforma de bloques y privilegiado mirador sobre el valle, sus lagos y montañas, hay que seguir la arista horizontal de bloques hasta una brecha a unos 60m (evidente, fácil, Iº, IIº algún paso) por la que podemos iniciar el descenso destrepando a la derecha unos zócalos rocosos fáciles. Nos ha costado unas tres horas desde el comienzo de la escalada.
Desde la brecha puede seguirse, facultativamente, la arista tumbada que conduce a la cima del pico Bachimaña, son unos 400m de Iº y IIº, al parecer.
Siguiendo los abundantes hitos, se llega a un colladete y a la canal que baja hasta el pie de la Aguja de Bachimaña, canal algo abrupta pero con destrepes fáciles hasta el pie de vía, y seguidamente hasta el camino de los lagos (descenso un poco pesado). Contar con unas dos horas desde la cima hasta el balneario, donde nos esperarán unas cumplidas cervecitas con las que celebrar nuestra escalada.
Notas: cuerda de 50m suficiente, friends medianos, fisus y bagas largas. Hay provisión de agua hasta en la canal empinada de los Arnales (en agosto). En la aguja de Bachimaña existe una vía a la izquierda del espolon Edu, vía “de los Guardas”, adjuntamos ficha.
Jesús Yarza y Fernando Orús, 26-8-2015
Fotos de nuestra ascensión y fichas, nuestra del contrafuerte vía original y las publicadas por Sendero Limite: https://picasaweb.google.com/108331459950850559538/EspolonEdu2682015?aut...

vía de los Guardas

el otro día fuimos con idea de hacer el Espolón Edu pero el cierzo nos hizo quedarnos en la más caldeada cara sur.
escalada de la Aguja de Bachimaña 2.570m por la vía de los Guardas y continuación de la cresta hasta el pico de Bachimaña Oriental 2.675m con Luis Gil.
la vía de los Guardas fue abierta por Martin Grudzien (Guarda en el refugio de los Ibones de Bachimala) en 2011 y reequipada por Sendero Límite en 2014. a pesar de figurar en la reseña como semi-equipada para nosotros puede considerarse una vía equipada, eso sí, no al estilo típico de Sendero Límite. los parabolts son de 8mm, hay algunos alejes, y el pequeño tamaño de la chapa hace que te pases alguna. en las reuniones hay combinación de parabolt de 8 y de 10mm. se puede llevar algún fisurero y/o friends medianos para meter entre chapa y chapa o por si extravías alguna de ellas. en todo caso, no pasa de V y es buen terreno para practicar. placas y diedros de granito, en general bueno, con tramos de líquen negro tipo "chocokrispis". 50 metros de cuerda y sobra.
la continuación hasta el Pico Oriental de Bachimaña 2.675m es una fácil cresta granítica, máxima de IIº, buena para quien quiera practicar el ensamble corto en crestas.
descenso hacia el Norte y luego al Este, mojones que te llevan al descenso de la Aguja de Bachimaña, base del Espolón Edu y punto de partida.
nuestras fotos las puse en facebook
https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10206584413282959.1073741915.1...
creo que se pueden ver aunque no seas facebookero, probad a ver...
saludos
Félix

Paraboles en montañas de aventura:.

Como comentaba, y para nuestra sorpresa, hemos encontrado paraboles en la zona del espolón de esta vía. Están colocados en las reuniones y han favorecido una escalada rápida y más cómoda, a costa, desde luego, de parte del contenido de aventura que puede conservar esta vía. En general, no soy partidario de este tipo de reequipaciones, ni de la realización de escaladas en montaña mediante este sistema que en mi opinión debería circunscribirse al territorio de la escalada deportiva. En fin, asumiendo mi mediocridad, estoy más arrepentido de los buriles y paraboles que he puesto en mis primeras que de los que no he puesto, "that is the question".
Fernando Orús

FILO COQUETO Y ELEGANTE

Desde la Cordillera Blanca, en los Andes del Perú, os felicito por vuestra estupenda forma física y vuestra ilusión montañera.
La enormidad de estas montañas americanas, inmensas, y todavía con cientos y cientos, de aristas, vertientes y paredes vírgenes, sin explorar, pone de manifiesto que nuestros queridos Pirineos sólo son unas deliciosas y encantadoras "montañitas", frágiles y delicadas.
Esas modestas dimensiones las hacen vulnerables, indefensas, ante la mediocridad de los taladradores tipo Sendero Límite.
Lo único que se me ocurre contemplando abrumado las afiladas aristas de torreones de granito, con 2.000 metros de desnivel, las escarpadas vertientes por donde se precipitan avalanchas de miles de toneladas de rocas y hielo, es qué podemos hacer para preservar lo poquito de salvaje y abrupto que aún conservan los Pirineos. Y es que si yo me topo con alguno de esos decrépitos perforadores buscando alguna peñita para "equipar" les voy a romper el taladro en la cabeza!

jo!, ya tenía yo ésta

jo!, ya tenía yo ésta fichada, de hecho estuvimos a punto de ir, lástima de un calentón de motor inoportuno....
me guardo tu reseña Fernando, que las de SL ya las tenía, para hacerla en una próxima ocasión
felicidades a la cordada, parece que lo pasateis bien
un saludo
Félix

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal