LAMENTABLE COMPORTAMIENTO DEL REGENTE DEL BAR EL PURO EN RIGLOS

Quiero dejar constancia en esta página de escaladores, el trato que nos dispenso el miercoles 18 pasado José Ramón el que regenta el bar el Puro de Riglos. Sobre las tres de la tarde llegamos al bar, tras una  escalada en los mallos pequeños, con la intención de tomarnos unas jarras de cerveza. Al llegar a la puerta José Ramón, como un autentico energúmeno, nos impidió el paso al interior gritando por varias veces estoy cerrado, estoy cerrado, le indicamos que no erá así el bar estaba abierto, tenía las mesas del comedor totalmente ocupadas, dos o tres personas en la barra y otras personas que entraban y salian del bar sin ningún problema. Eso sí la mayoría de la Guardia Civil, no llegó ni a preguntar que queriamos y nos echó de allí con cajas destempladas.

Yo a este señor no le debo nada y siempre me compartado correcta y educadamente en su establecimiento, así que no comprendo su actitud espero si tiene a bien algún día se disculpe por ese lamentable comportamiento hacia nosotros que somos clientes asiduos. Por favor más profesionalidad y educación en hosteleria.

Jesús Yarza 

HAYA PAZ

Pues os puedo asegurar que el clan de los martes es asiduo, y siempre hemos recibido un trato amable y considerado, no tengo porque poner en duda el comentario pero seguro que tendrá una explicación que creo que es buen momento para pedirsela

Hola Desde el Albergue de

Hola
Desde el Albergue de Calcena, nos duele oir que esto ocurra en un lugar tan idílico como este. Nosotros nos consideramos afortunados de poder vivir en Calcena y de que nuestros clientes sean montañeros, escaladores, senderistas, etc. sin tener una carrera profesional dedicada a la hostelería, pero creemos que sabemos que es lo que nuestros clientes buscan e intentamos que se sientan como a nosotros nos gustaría sentirnos después de una jornada de actividad, por eso nos duele que cosas así ocurran en establecimientos "similares" a los nuestros, y tampoco creemos que sea bueno generalizar, ya que por nuestra propia experiencia hemos recorrido muchos lugares y hemos recibido un buen trato en la mayoría de los establecimientos.
Lo que si que consideramos es que este tipo de comportamientos no se deben tolerar y deben tener sus consecuencias, por lo que como es normal si te dan un mal servicio no tienes porque volver.
Conociendo a Jesús como lo conocemos, seguro que tuvo los motivos para publicarlo en esta web, espero que esto sirva para mejorar los establecimientos que nos atienden a los montañeros.
Un saludo desde Calcena

Diego Quesada Villodres

876477217 - 638020601

Nosotros alguna vez

Nosotros alguna vez entramos,pero si no vamos a las piscinas de Ayerbe donde incluso a las tres de la tarde nos han hecho unos huevos con lo que fuera,atendidos de p.m. incluso alguna vez con alguna pequeña tapa gratis.viendo lo que contais bueno es saberlo y que le den.Que bien estabamos con la señora Monica o despues con Pilar y Manolo o que coño con el royo Toño cuando lo llevaba el

Huye... Aún estás a tiempo!

Desde hace años me pregunto por qué los establecimientos de hostelería, restaurantes, bares, refugios, etc que frecuentamos los montañeros son en muchas ocasiones atendidos con un nivel de profesionalidad y calidad de servicio tan mediocre o directamente malo.
Es cierto que el colectivo montañero no se distingue por ser un público objetivo muy rentable para el negocio de la restauración, pero eso no justifica el maltrato y lamentable atención que recibimos en muchos establecimientos de montaña.
Hay quien opina que esta mala calidad del servicio se debe a que estos establecimientos son atendidos en ocasiones por personas carentes de la más mínima formación profesional hostelera y de atención al cliente, cosa fácil de reconocer. Otros opinan, abundado en lo anterior, que estos establecimientos son refugio de personas oportunistas, bohemios, marginales, etc, que se buscan la vida en estos entornos laborales de escaso recorrido profesional y mal remunerados.
Los establecimientos hosteleros de Riglos parecen haberse convertido en el paradigma de todo lo anterior. Bar y refugio, únicos establecimientos del pueblo donde dan servicio de restauración gastronómica, aparecen sembrados en las páginas de información a los consumidores (ver por ejemplo TrpAdvidsor (1)) de quejas y opiniones desfavorables que denuncian el glaciar acogimiento, pésima atención, precios disparatados y calidad harto mediocre de comidas y bebidas dispensados en los mismos.
Por supuesto, y afortunadamente, hay honrrosísimas excepciones a todo lo anterior en la hostelería montañera, según sabemos, y solo me cabe lamentar que estas excepciones no constituyan la regla, y no al revés, como padecemos. Me niego a aceptar pacíficamente la aseveración de Julio Camba, escritor y diplomático español, que parafraseando a Winston Churchil escribia que “Los pueblos tienen el gobierno y los restaurantes que se merecen” . Quizás lo nuestro sea una falta de asertividad colectiva que deberíamos serenamente revisarnos.

(1) Tripadvidsor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g2569423-d7075597-r327314213-E...

HAY UNA NORMATIVA

Ni os pueden impedir el paso ni os pueden echar de esa manera, salvo que vosotros observarais un comportamiento inadecuado. Debisteis pedirle en ese momento las hojas de reclamación. El José Ramón ese hubiera estado más educado sin duda.

Totalmente cierto

No voy a abundar sobre los hechos, son exactamente como los cuenta Jesús. A mí me da igual lo que haga o diga José Ramón, mi único interés es estar con mis amigos y para eso no necesito un bar, tengo mucho monte.
No me coge de sorpresa la reacción, conozco perfectamente la zona y hace tiempo que paso de estas historias, sólo me quedo con lo bueno.

DOY FE.

Doy fé sobre el comentario, yo acompañaba a Jesús en el momento del intento de entrada al bar y fue exactamente como lo describe.No había visto nada igual.
Además yo estaba reticente en visitarlo, pues el día de la reunión de veteranos,despues de largo rato de espera y el servicio pasar olimpicamente de atendernos, nos tuvimos que marchar sin poder tomar un misero café, a nosotros no nos sirvieron, pero la camarera que mal atendía la barra se quedo bien servida por los halágos que le dedique.
Al final casi nos hizo un favor, en la chopera estuvimos de cine.

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal