Posets por el Forau de la Neu y el Circo Sur (última travesía con esquís de la temporada, largos porteos…)

La temporada de esquí de montaña no ha sido buena, especialmente para los que solo podemos salir en fin de semana; pocas nevadas en invierno compensadas a última hora con nevadas desiguales. A mediados de junio solo queda nieve para esquiar en los picos más altos de la cordillera y a costa de largos porteos.
El fin de semana del 11 y 12 de junio daban un tiempo irregular pero aceptable, el domingo en particular. Angel Sonseca y yo lo hemos aprovechado para subir al Posets por el ”Forao de la Neu” y el Circo Sur, la mejor de las rutas de esquí de montaña del pico.
El refugio “Angel Orús” está situado a 2100m en el valle de Eriste, al pie de los picos del Forcao y a 1h30/2h del aparcamiento del valle (1750m), al que se llega por una pista de unos 6kms que sale desde el pueblo de Eriste y que es transitable para turismos (con cuidado, algunas zonas en estado deficiente). Es el mejor punto de partida para las rutas de la vertiente sur del Posets. El refugio es moderno y muy concurrido en las temporadas altas de invierno y verano, el tercero en ocupación de nuestros Pirineos.
Es un refugio limpio y da sensación de orden. Los dormitorios están protegidos interiormente con abundante panel de madera que los hace algo ruidosos, quizás va haciéndole falta cierto mantenimiento. La cena y el desayuno son discreto. En líneas generales el refugio resulta confortable a pesar de su arquitectura algo estrambótica, en mi opinión.
Ascensión al Posets (3375m)
Del refugio salimos a las 6h40 de la mañana, cargados con esquís y botas que portearemos durante una hora larga hasta los 2450m, en la Pleta de la Llardana, unos prados de montaña todavía bastante cubiertos por la nieve. Como ha rehelado (isoterma 3400m), calzamos los esquís con cuchillas, las que no nos quitaremos en toda la subida.
El día ha salido nublado, cálido, sin viento, agradable; luego despejará y un sol legañoso nos acompañará durante la segunda mitad de la excursión.
Hasta el pie de la canal Fonda, compartimos ruta con numerosos grupos de montañeros que van al Posets por la llamada “Ruta Real”, nominada así por Henri Brulle en 1914 tras su descubrimiento como la mejor vía de acceso al pico.
He comprobado que en la montaña invernal el sistema más rápido en ascenso es caminar, con o sin crampones, siempre y cuando la nieve no esté blanda hasta hundirte más allá de la bota. La marcha con raquetas soluciona este problema bastante bien, aunque tiene limitaciones de pendiente. La velocidad media viene a ser de 1,7 a 2 kms/hora en función de terreno , pendiente y condiciones.
Con esquís la marcha es más lenta. El foqueo ralentiza algo la marcha y la traza en “zetas” del ascenso la alarga un tanto; la velocidad media puede estar entre 1,4 a 1,7 kms/hora. Por supuesto, hay montañeros que baten todos estas velocidades!.Lógicamente, en el descenso el esquiador va entre 10 y 25 kms/hora, con un esfuerzo normalmente menor aprovechando el deslizamiento y las gratas sensaciones que el esquí provoca, lo que a muchos nos compensa del sobreesfuerzo de la subida en la que hay que trasportar un equipo completo de esquí (porteándolos o calzado foqueando), que aunque actualmente se ha aligerado mucho, sigue pesando unos 8 kgs.en conjunto.

El “Forao de la Neu”:
Tras las primeras pendientes empinadas contorneando la base de las murallas que dan pie al Diente de la Llardana, accedemos al valle del “Forau de la Neu”, un circo magnifico de montañas, cerrado por la gran arista de los Espadas y las murallas verticales del Posets .
Hace un par de años Pepe Callao nos guío hasta la cima del pico Pavots, en el cordel del Espadas y a la vista de este impresionante circo Sur me quede con las ganas de ascenderlo algún día.
El recorrido por el fondo del circo Sur, entorno solitario y en silencio, va midiendo nuestro esfuerzo pendientes arriba, dándonos cierta sensación de intimidad. Nadie sube hoy por esta ruta.
Al pie de la última pala, que enlaza directamente con la cima del Posets, existe un rellano formado por el viento donde descansar un poco. Altitud 3200m. Contemplamos las cordadas que desde el collado del Diente de la Llardana ascienden por la Ruta Real las últimas rampas del pico y la arista que los llevará a la cima.
Descalzamos esquís; desde aquí la pendiente se adivina más fuerte, 40º a 50º, y pensamos que será más eficiente subir con los crampones, pero nos equivocamos. La nieve va a transformarse rápidamente con el sol poderoso de junio; los últimos 100m son un suplicio que resolvemos Ángel y yo paso a paso, estoicamente, hundiéndonos hasta la rodilla.
Cima y descenso:
La cima es un premio que compartimos con las numerosas cordadas de la Ruta Real. Unos jóvenes han escalado el corredor Jean Arlaud: “¿qué tal la cascada de entrada?”,“complicada, roca, agua y hielo...”. Convenimos que la temporada está muy avanzada para esta escalada invernal, la más difícil de las clásicas del pico.
La primera pendiente de descenso impresiona un poco, una rampa de 45º al menos, que desde arriba parece infinita. El primer giro suele dar el tono; la nieve amable que encontramos asegura cada giro y la inicial reserva se convierte pronto en placer que nos hace estallar de júbilo!.
Bajamos rápido, disfrutando, sin detenernos apenas y apurando hasta el último punto de la nieve. Joder!, me doy cuenta que me he dejado las deportivas más arriba, donde calzamos botas y esquís esta mañana a la subida; menos mal que Ángel se da cuenta y me las baja. 45 minutos más tarde estamos en el refugio tomando un aperitivo y unas enormes cervezas. Una hora y media más tarde estamos en el coche, dando por concluida esta temorada de esqui de montaña.

Van unas fotos de la excursión de Ángel Sonseca y Fernando Orús: https://goo.gl/photos/U1W1nBTipRMWfZzd9

Estás en forma

Por un lado o por otro es una gran montaña, se suba por donde se suba.

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal