Peña Ezcaurri, Arista Noreste "Félix Méndez"

La escalada en Zuriza.

Alto valle de Ansó, Zuriza, prados de montaña y camping cerca el collado de Argibiela, frontera autonómica con Navarra. Dominando el paisaje peña Ezcaurri, montaña enorme de calizas blancas y bosques espesos que cierra al oeste el barranco del río Veral, casi un desfiladero de altas murallas que encajona bosques apretados hacia el cauce profundo del río. Es un antiguo circo glaciar de gran belleza natural y de severas escaladas realizadas fundamentalmente en los últimos decenios.
En 2007 Antonio García Picazo escribió una guía de escaladas de esta zona del valle de Ansó editada por Desnivel, sintetizando el momento después de sus visitas y numerosas vias abiertas en los veranos anteriores, guía que ha contribuido bastante a su conocimiento y desarrollo, con su particular estilo de “poeta del sexto grado” (1).
Escaladores de referencia del arco pirenaico (Christian Ravier, Rémi Thibel..) han contribuido con sus “primeras” a la escalada del valle, y muchos otros escaladores están completando un catalogo de vías de dificultad realmente interesante. En los últimos tiempos, raro es el fin de semana en el que no se dan cita varias cordadas en el camping y en las murallas.

La “Arista Félix Mendez”.
Uno de los pioneros de la zona fue Félix Méndez, presidente de la FEM de 1962 a 1970 y fundador del Grupo de Alta Montaña (GAME) y de la Escuela Nacional de Alta Montaña ( ENAM). El 20 de julio de 1956 escaló con Arcadio Larrea (Montañeros de Aragón) la arista noreste de la peña Ezcaurri, una larguísima cabalgada a través de 6 cimas secundarias y casi 1.000m de longitud: la “Arista Félix Méndez” como se la conocía en los años 70. Tenía ya entonces fama de escalada fácil, divertida, pero con muchas zonas de mixto en roca y hierba que le restaban interés.
La ruta no es difícil de encontrar porque se divisa bastante bien desde la carretera, como una cresta de cimas redondeadas, sucesivas y poco singularizadas en su conjunto. La primera cima es la más importante, elevándose unos 300m sobre los bosques que le dan pie. Casi todos los que vamos a esta vía lo hacemos con la ficha de Picazo, que describe bastante bien la complejidad del recorrido y pone nombre a las cimas (la adjunto con las fotos).

Nuestra escalada.
Invitado por mis compañeros Jesús Yarza y Antonio Francia, he escalado la arista “Felix Méndez” el pasado sábado 10 de septiembre de 2016.
El coche se deja en la misma muga autonómica (cartel indicador); hay un aparcamiento a la izquierda y se baja andando por el asfalto un centenar de metros dirección Zuriza para tomar el camino GR11 que sale a la derecha. A los 15 minutos se abandona el GR11 (que sube a la cima de peña Ezcaurri y por donde bajaremos) y se toma una senda a la izquierda indicada con un hito hasta un collado que da nueva vista hacia la carretera y el circo rocoso de la peña. Es el comienzo de la vía. Unos 45 minutos en total desde el coche.
Se empieza por unas rampas fáciles de roca herbosa, I y II, normalmente sin cuerda; después nosotros hemos asegurado en dos zonas de esta primera cima, la más importante y que Picazo llama “Segundo Hombro”. Hemos hecho dos largos en la primera mitad, II y III, el resto “a pelo”. Más arriba hemos asegurado cuatro largos después de cruzar una brecha aérea a la izquierda, encima del llamado por Picazo “Primer Hombro”, escalando dos largos de una vía que suponemos es la continuidad o variantes de las vías Esminu o Estel, que se elevan por la muralla muy vertical que perfila la propia arista Noreste a nuestra izquierda. Se sube por unas placas de roca gris acanalada, magnifica, equipada con puentes de roca y paraboles; ¿dificultad? V “fe” en adherencia (5+ deportivo, probablemente) hasta empalmar con la clásica de la Arista. Las ha subido Antonio en punta como un auténtico jabalí.
La vía clásica va más a la derecha de la brecha, por una canal al principio, en terreno francamente más fácil. También hay una ruta posible más a la izquierda (se ve algún parabol), en fin.
Desde la cima del Segundo Hombro hemos descalzado los gatos (que alivio!) y plegado las cuerdas que solo hemos vuelto a usar para el rapel del llamado “Pitón del Rapel”. Lo que resta de vía, es casi todo andando o trepando en Iº sobre rocas y hierba; hay algún tramo corto algo más difícil.
En total hemos echado unas 5 horitas hasta la cima, y allí hemos sesteado un buen rato reposando un frugal almuerzo. Para bajar no hay más que seguir el camino GR11 que comienza descendiendo hacia el este del pirulo geodésico de la cima. Una hora quince minutos hasta el coche.

(1): Me parece que Picazo es mejor escalador que poeta (a pesar de Goethe, Byron, Keats o Bécquer) busca el regreso del hombre a la naturaleza con cierto desdeño de la razón en favor de la belleza, un auténtico romántico!.

Fernando Orús

Fotos: https://goo.gl/photos/CqtPareTed63AXWj7

LE SOBRAN LOS PARABOLTS

La cresta es entretenida y amistosa. Una subida diferente a la Peña Ezcaurri.

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal