Pico Peyralum, esquí de montaña en la “2ª división” pirenaica.

Dentro de unos días cumplo 61 años, una edad magnifica para hacer montañismo, si como es mi caso has ido conservando afición y deseo. Siempre he sido montañero de fin de semana, como la mayoría de mis compañeros, aunque ahora la mayoría os vais jubilando profesionalmente y podéis elegir más el día de mejor tiempo y condiciones.
Este fin de semana del 11 de febrero el pronóstico del tiempo era poco favorable para los deportes de montaña, borrasca generalizada que nos llegaba por el sur de la Península. Un finde más de malas condiciones pero que vamos a forzar un poco Ángel Sonseca y yo en montañas pirenaicas de “2ª división”.
Elegimos el pico Peyralum (2435m) que se encuentra encima del Puerto Viejo de Sallent, el antiguo paso fronterizo natural y directo, antes de que la carretera contorneara el pico Portalet por el collado del mismo nombre.
El Peyralum es una ascensión de esquí de montaña bastante concurrida, sobre todo cuando las condiciones no son muy buenas, dada su accesibilidad y recorrido poco comprometido. Su ascensión está muy bien descrita en la guía de esquí de montaña de Jorge Gª-Dihins, tomo I, ruta 67.
Ángel y yo nos damos un soberano madrugón para estar pronto en el aparcamiento de Formigal-Portalet (1794m). Salimos con esquís y focas al pie hacia el pico rodeando las laderas del pico Portalet para llegar al barranco del Puerto Viejo de Sallent y alcanzar la base del Peyralum, que se eleva sobre el barranco mismo. 1848m, muga fronteriza y cabaña Dou Boués.
El día ha despuntado nublado, según lo previsto, pero sin viento. Desde la cabaña vamos progresando por pendientes medias de nieves desiguales que aconsejan llevar las cuchillas puestas en previsión de placas heladas por el efecto del viento de días pasados. Alcanzamos el collado de Landa (2200m) a la derecha de la cima. Desde allí nos acaricia un tibio sol invernal, pero el viento del Este llega desde España y alcanza la arista desenfilada por la que seguiremos; nos protegemos trazando zig-zags a sotavento. Al pie de las primeras rocas descalzamos esquís y hacemos cima con crampones por las últimas pendientes empinadas, que los jóvenes con los que concurrimos apuran hasta el último trazo posible.
La cima es minúscula, un pequeño descanso sin apenas prominencia del que sale una arista horizontal nevada que une este pico con el extenso cordel de cimas que llega hasta el collado de Soba y los Arrieles, nada menos. Sacamos fotos, contemplamos la belleza invernal de nuestras montañas y bajamos hasta las tablas por las pendientes heladas y casi exigentes que no hemos apreciado a la subida. Ojo, terreno empinado y helado.
Mi actual desentreno y las nieves difíciles que hoy presenta el pico (húmedas, desiguales, enganchonas, profundas o heladas, poca visibilidad, en fin…) no me dejan disfrutar del descenso, ese “premio” que los esquiadores de montaña tanto agradecemos. Me quedo con el recuerdo de otro descenso de este pico hace unos años con Josefina Luna y Goyo Martínez, y por supuesto, con la jornada de hoy en compañía de Ángel , cubierta por su afición entusiasta y nuestra antigua amistad. En la gasolinera de Formigal celebramos la excursión con un fenomenal vermut.
Fernando Orús
Datos de la excursión según reloj Suunto; Distancia total 9,200kms. Desnivel 760m. Tiempo total 5h10min. Velocidad subida 1,6kms/h. Velocidad bajada 12,2 Kms/h.

Fotos, de Angel y mías: https://goo.gl/photos/8Jwfm3f19sX4yMKo7

Recuerdas aquel Christian

Recuerdas aquel Christian Gil?
Por hacer una foto se resbalo en el Peyralun y casi se mata. Varias semanas en el hospital.

Cierto, menuda caída!

No me acordaba, pero ahora sí. Nos explicó que había subido solo al Peyralum para hacer fotos, y que por un despiste se cayó desde la cima misma, precipitándose por la vertiente francesa prácticamente hasta el pie de la montaña. Recuperada la consciencia, llamó con el móvil al hospital, en esos años un artilugio recién inventado, y fueron a recogerle. Se acababa de jubilar de Électricité de France a los 60 años, como todos los franceses y casi no lo cuenta.

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal