Pico Gradillére, 19.03.2017

Nunca sospeché cuando de jóvenes volvíamos de escalar las grandes vías del Midi que las pequeñas y casi anónimas cimas del circo de Anéou serían alguna vez el escenario de nuestras excursiones invernales con esquís.
Para el esquí de montaña, el circo de Anéou es un territorio ideal de aprendizaje y también de disfrute cuando uno ya se mueve con soltura subiendo y bajando pendientes nevadas con las tablas al pie.
Josefina Luna describe muy bien las ventajas del circo de Anéou para el esquí de montaña:
-Nieve a pie de coche; normalmente, esquís puestos desde el mismo aparcamiento de Anéou (1730m), a un 1km del col de Portalet, vertiente francesa. No hay tediosos porteos.
-Ascensiones de media jornada, con desniveles que raramente superan los 600m y pendientes moderadas.
-Nieves en general buenas o aceptables por la rápida transformación que da su orientación general Este.
-Riesgo de aludes moderado al carecer de grandes pendientes empinadas.
- Ah!, y regreso a casa no muy largo, con buenos bares y restaurantes en el camino.
El circo reúne 8 o 10 ascensiones interesantes: al pico Peyreyet, el más importante de todos, o a los fronterizos, pico de la Canal Roya, uno de los más visitados, Peña Blanca y pico Cuyalayet, o al Gradillére, pico del cordel de cimas que une el Peyreyet con el Canal Roya. A este último subimos el pasado domingo con un tiempo excepcional, radiante, de esta primavera adelantada que hemos vivido y que nos permitió disfrutar de unas horas en estos parajes bucólicos en verano y ahora cubiertos por la nieve. Hace unos años lo intentamos Josefina y yo con los Yarza, pero un tiempo horrible nos hizo desistir desde el collado de Anéou.
El domingo salimos de Zaragoza, sin madrugar, Josefina, Goyo Martínez, su hijo Jorge y yo. A las 9h45 comenzábamos la ascensión al Gradillére. Jorge tiene 15 años y es ya un gran esquiador, hoy es una de sus primeras ascensiones con esquí de travesía. Con la cadencia típica del foqueo, vamos remontando el vallecito del rió Gédre, alcanzamos la surgencia de agua característica que mana abundante bajo un montículo rocoso y poco después, a una hora de marcha, alcanzamos la planicie que da pie al pico Gradillére, en verano un praderío de altura para la aparente felicidad de las ovejas, los caballos y las vacas, y ahora un desierto blanco vestido con la elegancia de las nieves pirenaicas.
De allí al collado de Anéou (2083m) hay algo más de pendiente que salvamos en estoicos zig zags. En el collado almorzamos y observamos las laderas de la prominencia del pico, poco más de 150m. El Gradillere tiene dos cimas, la punta Oriental (2256m) y la Occidental, poco más alta (2271m) y situada unos 300m al suroeste.
Desde la cima, la vista del Midi, titán dominante del territorio, nunca nos deja indiferente. Recogemos pieles y cambiamos botas y fijaciones a modo descenso para disfrutar del raro privilegio de deslizarnos por unas nieves impolutas; ¡yo creo que Jorge lo va a pasar fenomenal!.
Distancia recorrida: 10kms.
Velocidad media de ascenso: 2,1km/h
Desnivel 612m
Tiempo total 4h45

Fernando Orús

Fotos (Goyo Martínez y Fernando Orús): https://goo.gl/photos/tz79L1g6PEZb2G6s7

PD: Ángel Sonseca escalo en solitario este domingo el corredor Oeste del pico Serrato. Os adjuntamos una bonita foto del pico al final de las nuestras.

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal