Bachimala con esquís, 21 de abril de 2018

Desde la arista de cima, diviso el punto culminante de la montaña, tan cerca, tan lejos, no sé. En unos minutos Ángel llega hasta mí. Estamos en un pequeño rellano de nieve reposado en esta arista apuntada sobre las murallas de roca y nieve que sustentan la cumbre.
En las últimas horas, hemos subido con los esquís las pendientes heladas del Bachimala desde el refugio de Biados (1740m), y con los crampones en los dos pasos más comprometidos. Ahora estamos a 3.134m, a tiro de piedra de la cima misma del Gran Bachimala (3.171m.), cenit mineral que hoy no pisaremos.
Hemos traído cuerda y material de técnica invernal pero el tiempo está cambiando y el viento de altitud amenaza con confirmar las tormentas que el parte meteorológico ha advertido para este sábado 21 de abril, después de las grandes nevadas caídas con la última borrasca y que tantos destrozos ha causado en Aragón, desbordando ríos y anegando cultivos, caminos y poblaciones…
De la cima nos separa esta arista fácil, aérea, afilada (quizás IIº) un centenar de metros hoy cubiertos por “merengues” de nieve y amenazantes viseras, es decir, un tramo que nos llevará un buen rato entre hollar el paso y asegurarlo mínimamente. Logro convencer a Ángel y ponemos botas y esquís en posición descenso. Nos aguardan más de 1.300m de desnivel, esquiando las pendientes nevadas del pico y del barranco del Bachimala.
En el puente del vado de Bachimala luce el sol definitivamente.

Fernando Orús y Ángel Sonseca:

Fotos: https://photos.google.com/share/AF1QipOzloR82LEptRHVScHBNvjTZXJv5kFl57HU...

BUENA ASCENSIÓN

Una gran montaña. Una invernal alejada y fatigosa. Yo la hice con raquetas (y crampones) desde Tabernés.

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal