“A Quim le berbére”, pico Coutchets (Gourette)

Gourette:
Nunca había escalado en Gourette a pesar de que sus montañas de no están muy lejos de nuestros Pirineos más próximos (una hora aprox. desde el col de Portalet). Tampoco he esquiado en las pistas de esta estación histórica, hoy bien mantenida y actualizada, que fue el primer remonte mecánico de los Pirineos, en 1933.
La carretera del col d´Aubisque atraviesa la estación y siempre he mirado con curiosidad e interés estas gigantescas murallas cuando pasábamos camino de Gavarnie o del Vignemale.
En los últimos años, suena mucho una vía de Gourette: “A Quim le berbére” al pico Coutchets, (¿estará dedicada esta vía a un amigo berebere, quizás de Taghia, no se…).

A Quim le berbére:
“A Quim le berbére” es una larga escalada en placas y fisuras, de 670m más 150m de arista cimera, o sea, talla XXL en dimensión Pirineo, trazada sobre la arista-espolón formado por la confluencia de las caras noroeste y noreste del Coutchets (2256m), que es una cima satélite del pico Ger (2614m). La 1ª ascensión fue resuelta de manera inteligente por J.C.Grisu, G. Barats y P. Petuya en 2009, quienes además la aseguraron con paraboles para que pudiera repetirse con la sola ayuda de los friends para los largos de fisuras.
Aprovechando el final de mis vacaciones de verano, Lalo Prado me ha propuesto escalar en Gourette, zona que conoce desde su escalada hace unos años de la vía Ravier de la cara Este del Pene Sarriere, una clásica entre las clásicas pirenaicas y gozo para los trepadores de todos los tiempos.
Actualmente, el refugio del CAF de Gourette, a pie de carretera, está cerrado por obras, con lo que nos alojamos en el hotel L´Amoulat, todavía un referente en la hostelería de la estación.

Nuestra escalada:
El jueves 30 de agosto de 2018 estamos a las 9h25 al pie de la muralla noroeste del pico Coutchets, por donde empieza la vía “A Quim le berbére”. Por error, nos metemos en otra ruta a su izquierda, unas placas herbosas repletas de paraboles que nos hacen desistir en el segundo largo; ésta no es nuestra vía. Bajamos, buscamos y al final de varios paseos al pie de las enormes murallas del pico, encontramos nuestra vía: ¡hay una chapa con el nombre a unos 5m del suelo, la reunión “cero”! . Total, son las 11h15 cuando hago el primer largo, muy tarde para una ruta de 16 largos más arista somital y un descenso de cima en rapel, aéreo, algo complicado y expuesto. Pero tiramos para arriba…
Es un placer ver subir a Lalo por estas placas lisas, hendidas de finas fisuras donde meter dedos y manos, alternando con pies en adherencia exterior o empotrados en la misma fisura. En este plan, Lalo hace dos largos muy bonitos, mientras observo su destreza en este tipo de escalada, que yo no practico mucho y que él resuelve con aparente facilidad y canciones románticas...
Superadas las placas iniciales (3 largos IV a V), la vía sigue una línea de fisuras a la izquierda que se cierran en un extraplomo, uno de los largos más comprometidos de la vía (30m, 6a+) . Encima unas placas ruinosas dan acceso a una cornisa por la que atravesar más de 40m a la izquierda hasta una nueva gran canal, cerrada también en lo alto por enormes muros desplomados. Por placas de roca excelente, acanalada, alcanzamos el pie de esos muros en desplome que se superan por una fisura de roca oscura a su izquierda. Salgo de la reunión y no he completado el primer paso cuando se me parte la presa de mano y resbalo un metro por la placa de salida, erosionándome la yema del meñique izquierdo, ¡joder!. Me pongo un Comped a modo de tirita y es Lalo el que me sustituye en la cabeza de cuerda (placa de 6b y fisura en V, magnifico largo).
Seguidamente, se escalan más placas y zonas de muros entre cornisas (dos largos, IV-, IV+) para salir a la izquierda por una canal fisurada, que permite alcanzar el canto izquierdo de la muralla, un zona aérea sobre los abismos de la cara noreste.

La cima:
Hacemos un último largo difícil (V, V+), y alcanzamos las zonas cimeras. Queda una arista de II y III que nosotros pretendemos evitar por la derecha, siguiendo un trazo en rocas y hierba que nos conduce a dos muros fisurados en roca mala y peligrosa, que aconsejamos evitar.
Después, ¡estamos en la cima!, 16 largos más esta última trepada de unos 150m, 7 horas de escalada.
El día que se ha mantenido entre nubes nos brinda un espectacular atardecer con un mar de nubes del que emergemos como flotando en el suave azul de final del verano. Pero hay que bajar, amigos, tres rapeles y arista, por rocas y bloques inquietantes y chungos hasta el collado del pico Coutchets con el Salon de Ger. En seguida todo es más fácil, cruzar hasta las pistas por los caminitos del ganado y bajar, bajar (más de 800m de desnivel).
Perdidos en la niebla y la noche, en el laberinto último en las pistas de esquí, llegamos finalmente al hotel, que a las 22h15 está cerrado, oscuro y silencioso, como toda la estación de Gourette.“Nada Lalo, cenaremos en la habitación con todo lo que hoy no nos hemos comido”. En la ducha, Lalo canta sus canciones favoritas… Mañana escalaremos la Ravier del Pene Sarriere.
Fernando Orús
---------------------------
Van unas fotos de nuestra escalada y la ficha de “Luichi”, la mejor de las disponibles en Internet:
https://photos.app.goo.gl/YmwJMBGzXjoyhTA29

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal