Cotiella por las Agujas de Lavasar

La Era de las Brujas es un territorio alpino, es el más alpino que hemos recorrido desde que iniciamos la ascensión al Cotiella, tablas de esquí al hombro o al pie, hace ya más de cuatro horas. El lugar me parece inmenso, debajo mismo de la cumbre, y tiene una serenidad espaciosa, como de pabellón japonés. Aquí, Josefina y yo comemos, bebemos y reposamos solo unos momentos antes de emprender el último repecho de unos 500m de desnivel que nos separan de la cima del pico.
En unos minutos, nuestros compañeros Ángel y Lalo nos alcanzarán y marcarán su ritmo atlético hasta la cumbre misma. Entretanto, disfruto a conciencia de no estar haciendo nada ahora mismo, en este día en el que hemos madrugado más de la cuenta porque se ha cambiado la hora y a las dos ya eran las tres.
En la cima disfrutamos en torno al pirulo de cumbre de unos minutos de esa amistad reforzada por el esfuerzo montañero, minutos que señalan también el momento de bajar y, ahora sí, de esquiar las pendientes monte abajo.
Era de las Brujas (2405m y que nombre tan sugestivo), otra vez aquí, observo inquieto la cara Norte del Cotiella, al oeste de la Brecha de la Brujas, esa desde la que en 1954, y haciendo historia alpina, Raimond d´Spouy y Pierre Billón escalaron la afilada arista Noreste del Cotiella, hoy una gran clásica del pico y que junto a su historial montañero le valió un especial reconocimiento de la Federación Española de Montaña, que renombró al vecino pico de Armeña (2822m) como pico “Raimond d´Spouy”.
La cara Norte del Cotiella es una muralla que me parece magnifica, probablemente de unos 400m y aparentemente sin ningún relieve favorable, toda una promesa de aventura pirenaica para quien desee vivirla; ¿sabéis si alguien la ha escalado?.
Pero tenemos que volver al collado del Puerto (2607m) remontando todavía 200m de duras pendientes de nieve y rocas. Después, atravesar esquiando hasta el collado de la Ribereta por pendientes empinadas y nieves inseguras a estas horas vespertinas, con la mala visibilidad causada en estos momentos por las nubes que aplanan todos los relieves. La travesía da un poco de miedo, alertando ese sentimiento que no duerme nunca y que nosotros, descendientes de animales a los que les permitió sobrevivir, llamamos miedo.
Seguidamente esquiamos el valle de las Agujas de Lavasar, disfrutando del placer de deslizarnos por las pendientes que tanto nos costó remontar esta mañana con toda la impedimenta esquiadora y que ahora cuestas abajo nos saben a poco.
Notas:
Hemos subido al Cotiella el 31 de marzo de 2019 por la ruta de las Agujas de Lavasar desde Saravillo. Cordada: Josefina Luna, Ángel Sonseca, Lalo Prado y Fernando Orús. Nieve escasa y muy trasformada; en general, buenas condiciones.
Información técnica sobre esta ruta: “Rutas con esquís Pirineo Aragonés”, tomo II, Jorge Gracia-Dihins. Itin 173.
El Cotiella es una cima elevada del Pirineo Oriental, 2912m; es también líder del macizo montañoso que lleva su nombre. En realidad es una sierra secundaria del sistema axial pirenaico en el que se encuentran las mayores elevaciones de la cordillera, Aneto, Poset, Balaitus, Infiernos, etc. Es un macizo aislado por valles y barrancos circundantes, como una pequeña cordillera en la Cordillera pero con desniveles de casi 2000m, es decir, “primera división pirenaica”.
Fernando Orús
Fotos (Ángel Sonseca, Fernando Orús): https://photos.app.goo.gl/6ZV4RyGMXXVisBcz6

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal