Monte Kazbek, 5047m, cordillera del Gran Caucaso, Georgia.

15 de mayo de 2019, 16h, monte Kazbek. Un viento horrible y de cara se opone a nuestro ascenso desde el mismo momento que salimos del refugio hace ahora más de 7 horas. Estoy a 4950m en la arista que une la cumbre del Kazbek con su antecima Este. Mientras mis compañeros me alcanzan por la penúltima pendiente del pico, vacilo sobre mi interés en llegar a la cima o en volverme desde aquí mismo. Comento estas impresiones con Javier, quien, resolutivo, me indica que sí, que vamos a subir; él irá en punta del grupo y yo iré de cierre detrás de Lalo y Ángel. 15 minutos después nos abrazamos en la cima, donde me parece que todo es menos hostil. Sin apenas palabras, observamos el gigantesco paisaje de las montañas caucasianas, asoladas hoy por un brutal viento blanco. Bajamos.
Hemos venido al Kazbek con la intención de subir por su corredor Sureste, un enorme canalón de más de 1300m de desnivel que asciende directo al pico justo encima del refugio Bethlemi, con una pendiente homogénea de 45º y 60º máximo. Este corredor es su relieve alpino más característico, según aparece en todas las fotos del pico.
El punto de partida de la ascensión es el pueblo de Stepantsminda, situado 180kms al norte de Tiblis, la capital de Georgia y al que se llega por la alucinante carretera transcaucasiana, muy cerquita ya de la frontera con la Federación Rusa (Osetia del Norte). En una larga jornada de viaje, hemos llegado desde Zaragoza.
Desde el mismo pueblo de Stepantsminda la visión del Kazbek resulta impresionante. Stepantsminda es una especie de “Chamonix” caucasiano, que se va gentrificando con el desarrollo creciente del turismo de aventura (el pueblo tiene unos 1400 habitantes y más de 100 alojamientos turísticos entre casas rurales y hoteles).
La mejor base de ascensiones al Kazbek es el refugio Bethlemi, también conocido como “la Met Station”. Situado a 3700m, en el borde izquierdo del plató inferior del glaciar Gergeti, se trata de una precaria edificación de los años 30 heredada de la Unión Soviética. Se está rehabilitando, pero de momento resulta poco confortable.
Por la altitud en que se desarrolla la escalada, algo por encima del límite superior de los Alpes, dedicamos cuatro jornadas a aclimatar: dos de aproximación al refugio Bethlemi, pernoctando una noche en el nuevo y estupendo refugio Sabertse, a 3070m, otra de prospección del corredor Sureste, en la que subimos hasta los 4200m, y otra en la que queremos llegar al plató superior del glaciar Gergeti, a 4400m, por donde discurre la vía Normal del Kazbez, pero una vez allí y visto que se anuncian varios días de climatología incierta o mala, decidimos subir a la cima, a pesar del esfuerzo extenuante que hoy nos demanda el fuerte viento en contra que padecemos.
La organización logística nos la ha facilitado Aragón Aventura y desde estas líneas nuestro agradecimiento, en especial a su director Javier Garrido, que nos ha acompañado a título particular, facilitándonos todo con su experiencia en gestiones de viaje y expediciones.
En suma, me ha resultado un viaje muy interesante, sobre un país y unas montañas que desconocía en absoluto y que os recomiendo visitéis. Estas montañas conservan una autenticidad aventurera que en muchos sentidos ya hemos perdido en las nuestras.
Cordada: Ángel Sonseca, Gonzalo Prado, Javier Garrido y Fernando Orús.
Mas abajo van unas fotos, mapas y fichas de nuestro viaje.

Fernando Orús

Fotos: https://photos.app.goo.gl/rYZLgcntjJZDCsm66

Mapas y fichas: https://photos.app.goo.gl/Xen2V7gtS2QV5kpr7

enhorabuena!!! qué tíos,

enhorabuena!!!
qué tíos, incombustibles conociendo nuevos destinos para el montañismo....

EXCELENTE CUMBRE

El corredor hubiera estado súper.

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal