RAQUETADA AL OTURIA, 1.927 mts. LOS APUROS DE "NAKU"

Es increible el paquetón de nieve que cayó el domingo pasado, en este momento, cualquier aproximación necesita de esquis o raquetas. Ayer empecé la temporada invernal acompañado de mi perro Naku. El día pintaba desfavorable y elegí un monte que conozco bien.
Salimos andando desde casa, en Sabiñánigo, a 700 mts de altitud y caminamos por asfalto unos 7 kmts hasta el pueblecito de Isún, 900 mts, donde ya me hube de colocar las raquetas.
La nieve y el fuerte viento han derribado muchos pinos y el camino está obstaculizado en muchos puntos que te obligan a rodear o arrastrarte por la nieve bajo las ramas. Penoso.
Bastante fatigados llegamos a la meseta de Santa Orosia, a 1.600 mts. El día está empeorando pero ahora la progresión es muy rapida pues la nieve ha tendido un manto espeso y uniforme, perfecto para las raquetas pero muy fastidioso para el pobre Naku que se hunde y se llaga las patas dejando manchitas de sangre. Cumbre, 1.927 mts, cinco horas desde casa. Con sus ladridos y aullidos Naku me alerta de que debemos emprender el descenso.
Nieva débilmente y conforme perdemos altura se transforma en una lluvia persistente que acaba empapandonos los huesos al perro y a mí.
Compartir con tu perro un día de montaña, en soledad, entre nieblas, nieves y borrascas, es siempre una hermosa experiencia. Hoy han sido diez horas de entrenamiento. Más arriba, en los Pirineos, las aristas y corredores están ya perfectamente formados.
A mi grupito de amigos les digo: ¡Preparad los hierros! ¡La cara norte de Peña Forato nos está esperando!

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal