Peña Oroel

Hace dos semanas,tras largo tiempo de inactividad me di un paseo de los que hago una o dos veces al año,subir a Peña Oroel.Llego como casi siempre a las 8 de la mañana y solo me encuentro un coche (seteros)a pesar de que del camino de casa(Sabiñanigo)por la carretera vi la nube pegada a la peña pero como no existe perdida alguna despues de estar alli no me iba a ir por una nubecita de nada.El camino como siempre muy bien hasta que llegue a la altura de la niebla,los arboles estaban blancos del agua de la niebla y el frio que reinaba.Antes de llegar al collado me adelanto un deportista de esos que tambien van con dos bastones como yo pero con alpargatas y mucho mas deprisa.Cuando lo vi bajar le pregunté por las condiciones meteorológicas y me dijo que sólo había subido hasta el collado que había mucha niebla y nieve. Yo le contesté que si lo veia muy mal me daba la vuelta y tan contento. Resultado al llegar al collado: niebla pero se veia a 50 ó 60 metros. Eso sí, me tuve que poner la chaquet,capucha incluida y en vez de tirar por la cresta como voy siempre, debido al aire que presumía soplaba, me fui por el otro camino.
Al llegar donde se juntan, la ciercera que soplaba era impresionante.La niebla había dejado toda la cruz helada. Y el termómetro me llegó a bajar a 2 grados que sumado al viento, calcular. Salí de alli sin almorzar ni nada y por el camino como siempre me empezé a encontrar primero gente que iba a la cima, y luego ya más abajo excursiones de vascos y seteros a montón, y en el parador donde sólo estábamos dos a las 8 de la mañana, había un atasco de 3 pares para intentar aparcar.
Vuelta a casa contento como siempre después de este paseo que cada vez me gusta más.
El estalentao del J.O. Javichu

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal